SU HISTÓRIA

DE LOS ÍBEROS HASTA LOS ÁRABES Y HASTA NUESTRA ACTUALIDAD

EN TIEMPO DE LOS IBEROS

En tiempo de los iberos, cerca de la meseta de “les Alcusses” (la parte más fértil y cultivada del término) , fructificó un importante poblado fortificado, denominado en la actualidad la Bastida (circa 425-325 a. C.) . Aquí exhumaron los arqueólogos la figurita de bronce del célebre “guerrer de Moixent”, una de las joyas más relevantes del arte ibérico valenciano. Desaparecido el poblado, los romanos trazaron la Vía Augusta y edificaron -segurament en el mismo Moixent o muy cerca- una mansión o hostal denominado Ad Statuas (“Prop de les Estàtues”) , tal vez por haberlo relacionado con el monumental conjunto escultórico del Corral de Saus, necrópolis ibero-romana de los siglos VII a.C. Justo en el tránsito de la época ibérica a la romana, algún cartaginés hubo de ocultar un tesoro de sesenta monedas de plata, con acuñaciones de Siracusa y Empúries, en la falda del que sería castillo islámico de Garamoixent. Este tesoro de Garamoixent fue descubierto el año 1910.

LA INFLUENCIA ÁRABE

En la montaña del Castillo de Moixent, zona de frontera y de conflicto entre bizantinos y visigodos (siglo VI) , parece que hubo una guarnición que dejó restos cerámicos, recientemente estudiados. En relación con esta hallazgo, ha sido explicado el nombre árabe de Moixent, Muxän (pronunciado Moxén) , a partir del nombre de un importante magnate de la Játiva visigoda, el obispo Muttu (circa 560-600) ; por derivación filológica: villa Muttiana > villa Mussiana >árabe dialectal Moxén (a).

 

En tiempo del califato Omeia (siglo X) , hubo también una guarnición en el “Castellaret de Dalt”, que controlaba la calzada y el valle. Los musulmanes de la alquería moixentina cultivaban la huerta y, sobretodo, los apartados pero feraces secanos cerealícolas de “les Alcusses”, propiedad de un aristócrata apellidado Ibn Iattäb. De “les Alcusses” procede la única lápida árabe, del período almorávide, localizada en término de Moixent. En tiempo de labores y de cosechas, los labradores o segadores improvisaban allí barracas renombradas alcusses, del árabe al-khüsa, “barraca, cobert”. En un documento de la cancillería real fechado en 1257, figura Moxén como una localidad islámica conquistada pocos años atrás (en 1245) , con su torre de “els Coloms” y el castillo almohade acabados d’edificar (circa 1172-1200) . Todo estaba preparado para establecer aquí una vilanova de cristianos, una puebla de valencianos.

ACTUAL MENTE

El año 1510 fueron empadronados 139 familias de moixentins, que eran ya 360 en 1600 (unos 1.600 habitantes) , gracias a la colonización de secanos para plantar viñedos, los vinos de la que se exportaban masivamente a las ciudades castellanas. A raíz de la expulsión de los moriscos (1609) , se produjo una crisis por la marcha súbita de muchos pobladores. Pero la villa se recuperó, sobretodo durante los siglos XVIII y XIX, que continuó destacando sobretodo Moixent por su producción y mercadeo vinícola. En el siglo XIX, tiempo de terratenientes del viñedo y de masías y extensas heredades, Moixent sufrió los efectos de la lucha entre carlistas y liberales, como el resto de la comarca. Posteriormente, sucedió el desastre del Año Diez (1910) , cuando la plaga de la filoxera arruinó todos los viñedos del término y obligó mucha gente a emigrar. No obstante, desde mediados del siglo pasado, Moixent se ha consolidado como un pueblo económicamente próspero y con muchos atractivos para vivir.