GASTRO NOMÍA

DESCUBRE LA VARIEDAD DE PLATOS QUE OFRECE PARA AQUELLOS QUE LES GUSTA LA COMIDA DE CASA

Respecto a la gastronomía local, es típico desde hace siglos, en las masías y casas de campo, celebrar “gaspatxades” familiares o de amigos, aunque también se cuecen paellas con carne de caza. El gazpacho moixentí es aliñado con pebrella de la umbría y con conejos montaraces, que muchos son los que se cazan en este término. Otro yantar muy apreciado aquí es la gachamiga. Durante el otoño, son buscados y saboreados los rebollones, aquí llamados “pebrassos”. El aceite de oliva virgen es extraordinario y tenemos un vino tinto y blanco de alta calidad, producido en nuestra población.

Otro plato típico del municipio son les farinetes, una sopa de ajos tiernos que se cocinaba de antaño y de la que hoy día muy pocas personas conocen su receta. Los arroces son muy cocinados en la localidad tales como: “l’arròs al fo amb fesols i naps”, “arròs caldós” y “arròs al fo en tanda”. Además, también muy conocidos en la localidad son: las patatas al horno con cabeza de cordero y el potaje de garbanzos.  

Y, para los postres, dispone Moixent de “sequillos” decorados con clara de huevo batida y azucarada, y de unos dulces especiales de almendra que llevan el nombre de “moixentins” como dulces más típicos, aunque también cabe nombrar “les mones moixentines”, los rollitos de anís, “coquetes fregides”, “rossegons” y magdalenas.